Refranero popular y festividades

Trangas y MadamasHa caído mucha nieve en Aragón estos días pasados, y por ello apelaremos al refranero popular y a las festividades por venir:

“ Para Todos los Santos la nieve por los altos, para San Andrés la nieve por los pies, para San Blas un palmo más y para Santa Aguedeta  la nieve por la bragueta!”

El 2 de febrero es la Candelera y “Si pa la Candelera plora, el inverno e fora”.

El 3 de febrero es San Blas, Patrono de las gargantas y los otorrinolaringólogos.

El 5 de febrero es Santa Águeda, Patrona de las mujeres y donde se come el postre llamado reliquia o tetilla de la Santa.


En Aragón el Carnaval comienza con la celebración del Jueves Lardero, que En Zaragoza, por ejemplo, se suele ir a las riberas del río Ebro con la familia o con amigos y comer un bocadillo de tortilla de longaniza ya que , como dice el refrán: "Jueves lardero, longaniza en el puchero". En otras zonas de Aragón es típico comer "el palmo", un trozo generoso de longaniza.
Pero es El Carnaval de Bielsa la fiesta más importante que se celebra en la villa de Bielsa  - Huesca. Se viene celebrando de forma ininterrumpida desde tiempos inmemorables, y se conserva tanto la esencia de la fiesta como la de sus personajes. Debemos destacar de sus personajes a:                                                                                            

Las trangas que son los mozos solteros del valle que dan vida a este personaje que ataca a los niños y a las mozas. Van vestidos con la piel y los cuernos de un macho cabrío, una saya, unas abarcas y grandes esquillas en la cintura. Llevan la cara pintada de negro con hollín y aceite, unas grandes dentaduras de patata y un largo palo, llamado tranga de ahí su nombre, que lanzaran a quien persiguen, en años a tras los usaban para subir a los balcones de las casas. Son los encargados de recoger a las madamas en la puerta de su casa durante la ronda. Simbolizan la fertilidad.

Las madamas que son las mozas solteras, que serán recogidas al pasar la ronda por la puerta de su casa. En sus trajes predomina el blanco, símbolo de la pureza, que combinan con sedas, brocados, rasos y cintas de colores. Van calzadas con medias y zapatos blancos, y se adornan con pendientes y collares.