La Gaita de Boto Aragonesa

¿Cómo es?
Partes de la Gaita de BotoEs como todas las gaitas del mundo, una piel de animal para contener el aire y evitar que el instrumentista esté continuamente soplando y varios tubos de madera, uno para introducir el aire de la boca y otros para producir los sonidos, de los cuales, el que ejecuta la melodía es el principal y se distingue a simple vista porque tiene varios agujeros alineados para producir las diferentes notas musicales. Los otros tubos realizan el acompañamiento y por lo tanto siempre emiten una sola nota. Se suele usar la piel de cabrito.Los tubos se colocan en el cuello y patas delanteras del animal, fuertemente atados y provistos de unas lengüetas de caña que son las que emiten los sonidos, siendo la misión de los tubos ampliarlos. Para terminar el instrumento y debido seguramente a razones mágicas o de superstición, los tubos van forrados de piel de serpiente y la piel, para no mostrarla en su desnudez va cubierta con una tela de flores que, como se usa la piel entera del cuerpo del animal, tiene la forma como de un vestido de niña, con volantes y todo. Algún gaitero llegó a vestir la gaita con un vestido de su hija, sin duda para aprovechar la tela en época de pobreza.

¿Cuándo se tocó?
En los Fueros de Aragón de 1247 (libro conocido como Vidal Mayor) aparecen representaciones de figuras casi humanas tocando este instrumento (no en su forma actual), en las ordenanzas especiales del 11 de mayo de 1359 en la Armada del Reino de Aragón aparece con el nombre de cornamusa: “Juglars que tocaran a la taula, a metre e a lever, ço es dos trompadors, una trompete, una cornamusa e un tabaliez ”. Hay numerosas referencias en los textos de Aragón hasta épocas recientes, ya formando parte de bailes, dances, gigantes y cabezudos y con la forma actual.

¿Por qué lleva ese vestido?
Gaita de BotoGeneralmente en todas las gaitas de todos los países, cuando llevan los botos el pelo por fuera no necesitaban fundas o vestidos, sin embargo cuando el pelo se esquilaba y quedaba por dentro, rara era la gaita que llevase la piel desnuda. Aragón no fue una excepción y en todas las fotos de gaiteros antiguos siempre aparecen con los botos cubiertos con unas telas de flores. Que la tela de flores parezca un vestido de niña es evidente porque cubre un cuerpo entero de animal con cuello y brazos, la terminación con volantes debió ser por gusto de la modista de turno. Gaiteros de distintas épocas y zonas de Aragón coincidían sin haberse visto o conocido en este tipo de vestidos. Juan Antonio Urbeltz llevó la vieja gaita de Bestué para hacer varias copias y contó que este gaitero murió sobre los años 40,que la gaita se la había hecho él a mano y que se le había muerto una hija, de la que cogió su vestido y vistió a la gaita con él, para tenerla más cerca. 10 Esto no fue cierto. Antes de Cazcarra ya había gaiteros con las gaitas vestidas con telas de flores y volantes, muchos de ellos solteros. Comprobamos que Juan Cazcarra, gaitero de Bestué, murió en 1963, que la gaita no se la hizo él a mano, estaba hecha con torno y la aprendió a tocar en el monasterio de la Virgen del Pueyo de Barbastro. En cuanto a su hija pequeña que murió, no existió nunca, afortunadamente, tuvo hijos e hijas y no murió ninguno.

¿Qué debió de ocurrir?
Uso de la Gaita de BotoSencillamente que en una época de penuria, cuando el vestido de su hija se le hizo pequeño, fue utilizado como vestido para la gaita. Yo tengo una gaita que lleva un vestido de mi mujer.

¿En qué se diferencia de otras gaitas?
Se diferencia de los otros tipos de gaitas en el número de tubos, la forma de éstos, su longitud, sus diámetros, interiores etc.

¿En qué zonas de Aragón se tocó?
Todo lo que hemos consultado: libros, revistas, periódicos, gentes de los pueblos, etc. nos ha permitido establecer un mapa que iría hasta principios de 1800, anteriormente no sabemos el área de extensión del instrumento, porque no hemos encontrado datos. Esto nos lleva a establecer sus límites en la parte oriental de la provincia de Huesca y su continuación por el sur hasta el río Ebro, entrando en la provincia de Zaragoza por Los Monegros.

¿Cómo es su situación actual?
Cuando en 1975 Juan Mir Susín, gaitero de Sariñena (Huesca), dejo de tocar, estuvo a punto de desaparecer este instrumento. En años posteriores fueron las gaitas gallegas las que tomaron el relevo. Ante esta situación los danzantes de Sariñena, Martín Blecua y Pedro Mir comenzaron el proyecto de su recuperación. En 1980 volvió a sonar de nuevo este instrumento, con la ayuda de Clemente Brun y Marcel Gastellu Etchegorry, posteriormente con Mario Gros y Biella Nuei, y hoy, en el año 2009, podemos decir que goza de buena salud. Hay varios artesanos fabricantes y el número de ejemplares en uso bien puede estar en torno a los 250, lejos claro está de los 3000 de Asturias o los 25000 de Galicia.

¿Hay diferentes gaitas en el resto de España?
Sí, un modelo que llaman atlántico, que abarcaría la de Galicia, Asturias, La Rioja, Zamora y Portugal con diferencias entre ellas pero una estética común. Otro modelo sería el catalán (sac de gemecs) y el modelo de Mallorca (xeremíes) emparentado con el catalán. La gaita aragonesa es otro modelo aparte dentro de esta familia de gaitas españolas.